medicoespecialista.es.

medicoespecialista.es.

Tratamientos para el acné: ¿qué funciona y qué no?

Tratamientos para el acné: ¿qué funciona y qué no?

El acné es una condición de la piel que afecta a millones de personas en todo el mundo y que puede ser debilitante tanto desde el punto de vista físico como emocional. Si bien hay muchos tratamientos disponibles en el mercado, no todos funcionan para todas las personas. En este artículo hablaremos sobre algunos de los tratamientos más populares para el acné y analizaremos qué funciona y qué no.

Tratamientos tópicos

Los tratamientos tópicos son aquellos que se aplican directamente sobre la piel afectada. Uno de los tratamientos más populares es el peróxido de benzoilo, que es una sustancia que mata las bacterias que causan el acné y también ayuda a reducir la inflamación. El peróxido de benzoilo se encuentra en muchos productos para el acné, incluyendo cremas, geles y lociones.

Otro tratamiento tópico que se usa comúnmente para el acné es el ácido salicílico. Este ácido funciona eliminando las células muertas de la piel y destapando los poros. También puede reducir la producción de aceite en la piel y tiene propiedades antiinflamatorias. El ácido salicílico se puede encontrar en productos para el cuidado de la piel y en productos de maquillaje.

El ácido glicólico también se usa a menudo para tratar el acné. Este ácido exfolia la piel y ayuda a reducir la aparición de cicatrices y manchas oscuras. El ácido glicólico se encuentra en muchos productos para el cuidado de la piel, incluyendo cremas, geles y lociones.

Tratamientos orales

Los tratamientos orales son aquellos que se toman por vía oral. Uno de los tratamientos más comunes es la isotretinoína, que se usa para tratar el acné grado 4 o para personas que no han respondido a otros tratamientos. La isotretinoína reduce la producción de aceite en la piel y ayuda a prevenir la formación de nuevos granos. Sin embargo, la isotretinoína puede tener efectos secundarios graves, como sequedad en los labios, la piel y los ojos, y también puede ser perjudicial para los fetos si se toma durante el embarazo.

Los antibióticos también se usan a veces para tratar el acné, especialmente cuando se trata de acné inflamatorio. Los antibióticos matan las bacterias que causan el acné y pueden reducir la inflamación. Sin embargo, los antibióticos pueden tener efectos secundarios, como náuseas, diarrea y candidiasis vaginal.

Tratamientos combinados

A veces, los tratamientos combinados son más efectivos para tratar el acné que los tratamientos individuales. Un ejemplo de un tratamiento combinado es una crema que contiene peróxido de benzoilo y un retinoide tópico. Los retinoides ayudan a reducir la producción de aceite en la piel y también pueden prevenir la formación de nuevos granos. Juntos, el peróxido de benzoilo y el retinoide pueden proporcionar un control más efectivo del acné.

Cuidado de la piel

Además de los tratamientos mencionados anteriormente, también es importante tener una buena rutina de cuidado de la piel para mantener el acné bajo control. Esto incluye lavarse suavemente la cara dos veces al día, usar un limpiador suave y no exfoliar la piel con demasiada frecuencia. También es importante evitar tocarse la cara con las manos sucias y no apretar los granos o las espinillas, ya que esto puede empeorar el acné y provocar cicatrices.

Conclusión

En general, hay muchos tratamientos efectivos disponibles para el acné, pero ninguno funciona para todas las personas. Es importante hablar con un dermatólogo para discutir las opciones de tratamiento y encontrar una solución que funcione para usted. Además, es importante tener una buena rutina de cuidado de la piel y evitar tocar la piel con las manos sucias o apretar los granos. Con la supervisión adecuada y un cuidado adecuado de la piel, la mayoría de las personas pueden controlar su acné y mejorar su calidad de vida.