medicoespecialista.es.

medicoespecialista.es.

Tratamientos biológicos para la psoriasis

La psoriasis es una enfermedad inflamatoria crónica de la piel que afecta a cerca del 2% de la población mundial. Aunque no es contagiosa ni peligrosa, puede tener un impacto significativo en la calidad de vida de las personas que la padecen. Los tratamientos biológicos, también conocidos como terapias biológicas, se han convertido en una opción cada vez más popular para el tratamiento de la psoriasis moderada a grave. En este artículo, exploraremos qué son los tratamientos biológicos, cómo funcionan y cuáles son los más comunes.

¿Qué son los tratamientos biológicos?

Los tratamientos biológicos son una clase de medicamentos que se dirigen a procesos específicos del sistema inmunológico del cuerpo. Estos medicamentos están diseñados para actuar de manera selectiva sobre las células y proteínas que causan la inflamación en la psoriasis. A diferencia de los tratamientos tópicos (cremas y ungüentos), los tratamientos biológicos se administran por inyección o infusión. Se utilizan típicamente para tratar la psoriasis moderada a grave y se reservan para pacientes que no han respondido bien a otros tratamientos, como las terapias tópicas o la luz UV.

¿Cómo funcionan los tratamientos biológicos?

La psoriasis es una enfermedad inflamatoria causada por una respuesta inmune hiperactiva. En personas con psoriasis, el sistema inmunológico ataca la piel y las articulaciones, lo que provoca una inflamación crónica. Los tratamientos biológicos funcionan al direccionar específicamente algunas de las moléculas clave involucradas en este proceso inmunitario. Los tratamientos biológicos más comunes para la psoriasis son aquellos que se dirigen a una proteína llamada TNF-α (factor de necrosis tumoral alfa) y a las interleucinas IL-12 y IL-23. Estas proteínas son importantes en la respuesta inmunitaria y se sabe que están involucradas en la inflamación asociada a la psoriasis. Cuando se administra un tratamiento biológico, el medicamento se une a estas proteínas y bloquea su capacidad de activar la respuesta inmunitaria. Esto puede ayudar a reducir la inflamación y los síntomas asociados con la psoriasis.

Tipos de tratamientos biológicos para la psoriasis

Los tratamientos biológicos que se utilizan comúnmente para la psoriasis incluyen los siguientes:
  • Adalimumab (Humira)
  • Etanercept (Enbrel)
  • Infliximab (Remicade)
  • Ustekinumab (Stelara)
  • Brodalumab (Siliq)
  • Guselkumab (Tremfya)
  • Risankizumab (Skyrizi)
  • Tildrakizumab (Ilumetri)
Todos estos tratamientos biológicos se administran por inyección o infusión, por lo que normalmente se necesitan visitas regulares al consultorio médico para una administración adecuada.

¿Qué efectos secundarios tienen los tratamientos biológicos?

Los tratamientos biológicos pueden tener una serie de efectos secundarios potenciales. Los efectos secundarios comunes incluyen dolor en el lugar de la inyección y reacciones alérgicas leves. Los efectos secundarios menos comunes incluyen infecciones y cambios en la presión arterial. Dado que los tratamientos biológicos suprimen la respuesta inmunitaria, existe cierto riesgo de infección. Se recomienda que los pacientes que reciben tratamientos biológicos informen a su médico si experimentan fiebre, escalofríos, dolor de garganta o dificultad para respirar, ya que estos pueden ser signos de infección.

¿Cuánto tiempo se tarda en notar mejoría con los tratamientos biológicos?

Normalmente, los pacientes deben esperar unas pocas semanas para notar los efectos de los tratamientos biológicos. La mayoría de los pacientes experimentarán una reducción significativa en la inflamación y los síntomas de la psoriasis después de aproximadamente 12 semanas de tratamiento. Sin embargo, es importante tener en cuenta que los tratamientos biológicos no funcionan para todos los pacientes. Algunas personas pueden requerir una combinación de diferentes tratamientos para obtener el alivio deseado.

Consideraciones adicionales

Los tratamientos biológicos han cambiado la forma en que se trata la psoriasis, ofreciendo una alternativa efectiva para aquellos que no han respondido bien a otros tratamientos. Si bien estos medicamentos pueden ser eficaces, es importante trabajar con su médico para determinar qué tratamiento es el más adecuado para sus necesidades individuales. Es fundamental que los pacientes entiendan los riesgos y beneficios de los tratamientos biológicos y sigan cuidadosamente las instrucciones de su médico. La terapia biológica debe ser administrada por un profesional de la salud capacitado y experimentado en su uso, y los pacientes deben ser monitoreados cuidadosamente para detectar cualquier efecto secundario. En general, los tratamientos biológicos pueden proporcionar una solución eficaz para la psoriasis moderada a grave. Sin embargo, es importante recordar que cada caso es único y que los tratamientos pueden variar dependiendo de las necesidades de cada paciente. Si cree que los tratamientos biológicos podrían ser adecuados para usted, hable con su médico para determinar cuál es la mejor opción para su situación específica.