medicoespecialista.es.

medicoespecialista.es.

Síntomas y tratamiento del impétigo

El impétigo es una infección cutánea muy común y altamente contagiosa que afecta principalmente a niños en edad escolar. En este artículo, abordaremos los síntomas y el tratamiento del impétigo, así como las causas y las medidas de prevención para evitar su propagación.

Síntomas del impétigo

El impétigo se manifiesta en la piel en forma de lesiones, que pueden ser ampollas llenas de líquido o costras secas y amarillentas. Estas lesiones aparecen típicamente en la cara y alrededor de la boca, aunque también pueden aparecer en otras partes del cuerpo.

En algunos casos, las lesiones pueden causar comezón y, si se rompen, puede haber dolor y supuración. El impétigo también puede causar fiebre, fatiga y ganglios linfáticos inflamados en casos más graves.

Causas del impétigo

El impétigo es causado por bacterias que infectan la piel. La mayoría de los casos son causados por la bacteria Staphylococcus aureus o por Streptococcus pyogenes, aunque también pueden ser causados ​​por otros tipos de bacterias.

La bacteria se transmite más comúnmente a través del contacto directo con una persona infectada o con objetos que han estado en contacto con la piel infectada. Por esta razón, el impétigo es particularmente común entre los niños pequeños y aquellos que asisten a guarderías o escuelas.

Tratamiento del impétigo

El tratamiento del impétigo depende del tipo y la gravedad de la infección. En la mayoría de los casos, se trata con antibióticos tópicos que se aplican directamente en la piel infectada. Si la infección es más grave o se ha propagado a otras partes del cuerpo, pueden ser necesarios antibióticos orales.

Además de los medicamentos, también es importante mantener la piel limpia y seca para prevenir la propagación de la infección. Si las lesiones se rompen, deben cubrirse con un vendaje limpio para evitar que se propaguen bacterias.

Prevención del impétigo

La mejor manera de prevenir el impétigo es mantener una buena higiene personal y tomar medidas para evitar el contacto directo con personas infectadas. Para prevenir la propagación del impétigo, se recomienda:

- Lavarse las manos regularmente con agua y jabón
- Evitar compartir toallas, ropa y otros artículos personales
- Limpiar y desinfectar las superficies que pueden estar en contacto con la piel infectada
- Mantener las uñas cortas y limpias
- Evitar rascar las lesiones infectadas

En resumen, el impétigo es una infección cutánea contagiosa que puede ser tratada con antibióticos tópicos o orales. La mejor manera de prevenir la propagación del impétigo es mantener una buena higiene personal y evitar el contacto directo con personas infectadas. Si cree que tiene impétigo, busque atención médica de inmediato para recibir tratamiento adecuado y evitar la propagación de la infección.