medicoespecialista.es.

medicoespecialista.es.

¿Qué es la dermatitis atópica y cómo tratarla?

La dermatitis atópica es una enfermedad inflamatoria crónica de la piel que afecta a una gran cantidad de personas en todo el mundo. También conocida como eccema atópico, se caracteriza por un enrojecimiento, picazón y descamación de la piel que puede ser muy incómodo y molesto para aquellos que lo padecen.

Aunque la causa exacta de la dermatitis atópica aún no se conoce completamente, se cree que es el resultado de una interacción entre la genética y el medio ambiente. Se sabe que hay ciertos factores que pueden desencadenar un episodio de dermatitis atópica, como el estrés, el clima seco, ciertos alimentos y ciertos productos químicos.

Síntomas de la dermatitis atópica

El síntoma más común de la dermatitis atópica es el enrojecimiento, picazón y descamación de la piel, especialmente en el área de los codos, detrás de las rodillas, en la cara, cuello y manos. En algunos casos, la piel puede desarrollar ampollas, puede agrietarse y escocer.

Las personas que padecen dermatitis atópica también pueden experimentar una piel áspera y escamosa, especialmente en el cuero cabelludo. Pueden tener una sensación de ardor y picazón en los ojos y pueden sufrir de sequedad en la piel y en los labios.

Diagnóstico

El diagnóstico de la dermatitis atópica se basa principalmente en los síntomas que experimenta el paciente y en el historial médico familiar. El diagnóstico también puede incluir una examinación cuidadosa de la piel por parte de un dermatólogo.

Tratamiento

El tratamiento de la dermatitis atópica se enfoca principalmente en aliviar los síntomas y prevenir futuros brotes. Es importante mantener la piel hidratada, utilizar productos suaves para la piel que no contengan fragancias o productos químicos que puedan irritar la piel y evitar alimentos y otros factores desencadenantes que puedan salir a la luz.

Los médicos pueden recetar cremas y ungüentos que contengan corticosteroides para reducir el enrojecimiento y la inflamación de la piel, así como antihistamínicos para aliviar la picazón. En casos más graves, los médicos pueden recetar medicamentos inmunológicos o esteroides orales.

Es importante destacar que el tratamiento para la dermatitis atópica puede variar para cada persona, dependiendo de la intensidad y características de los síntomas. Por lo tanto, es fundamental contar con el asesoramiento de un dermatólogo especialista que pueda evaluar el caso individualmente y sugerir el mejor tratamiento.

Prevención

No se puede prevenir la dermatitis atópica, ya que es una enfermedad crónica. Sin embargo, hay ciertos hábitos y precauciones que pueden ayudar a prevenir brotes y reducir la intensidad de los síntomas.

Es importante evitar el contacto con productos químicos y sustancias irritantes de la piel, minimizar la exposición a los alérgenos, mantener la piel hidratada, seguir una buena higiene, controlar el estrés y llevar una dieta saludable y equilibrada.

También es importante evitar rascarse y frotar las áreas afectadas, lo que puede empeorar los síntomas y provocar infecciones en la piel.

En resumen, la dermatitis atópica es una enfermedad inflamatoria crónica de la piel que se caracteriza por un enrojecimiento, picazón y descamación de la piel que puede ser muy incómodo y molesto para aquellos que lo padecen. Aunque no se puede prevenir, es posible controlar los síntomas y reducir los brotes a través de ciertos hábitos y precauciones, así como con la ayuda de tratamientos personalizados aplicados por un dermatólogo especializado.