medicoespecialista.es.

medicoespecialista.es.

Más allá de la picazón: otros síntomas de dermatitis atopica

La dermatitis atópica es una afección cutánea crónica que causa picazón y enrojecimiento en la piel. La mayoría de las personas piensan que la picazón es el único síntoma de la dermatitis atópica, pero hay muchos otros síntomas que pueden tener un gran impacto en la calidad de vida de las personas que padecen esta enfermedad. En este artículo, vamos a explorar los síntomas menos conocidos de la dermatitis atópica y cómo pueden afectar a las personas que la padecen.

La dermatitis atópica y la inflamación de la piel

La dermatitis atópica es una afección inflamatoria crónica, lo que significa que el sistema inmunológico de una persona está constantemente activado y atacando la piel. Esta inflamación puede manifestarse como picazón, enrojecimiento y descamación de la piel. La inflamación también puede afectar la piel de otras maneras. Las personas que padecen dermatitis atópica pueden experimentar una disminución en la producción de colágeno, lo que puede hacer que su piel parezca más arrugada y envejecida de lo que realmente es. También puede haber una reducción en la función de la barrera cutánea, lo que significa que la piel se vuelve más vulnerable a infecciones y alergenos. Esto puede llevar a infecciones de la piel recurrentes y una mayor susceptibilidad a desarrollar eccema de contacto.

Los síntomas menos conocidos de la dermatitis atópica

Además de la picazón y el enrojecimiento de la piel, hay muchos otros síntomas que pueden manifestarse en personas que padecen dermatitis atópica. Algunos de estos síntomas incluyen:

Brote de granos y ampollas

En algunas personas, la dermatitis atópica puede manifestarse como una erupción de pequeños granos o ampollas. Estas erupciones pueden ser muy incómodas y pueden ser más difíciles de tratar que los síntomas más comunes de la dermatitis atópica.

Piel gruesa

Las personas que padecen dermatitis atópica durante un período prolongado pueden desarrollar piel engrosada o hiperqueratosis. Esto puede ocurrir en áreas de la piel que han sido rascadas con frecuencia o en áreas que están expuestas a fricción constante. La piel engrosada puede ser difíciles de tratar y puede hacer que el eccema sea más resistente a las cremas hidratantes tópicas.

Infecciones de la piel

La dermatitis atópica también puede hacer que la piel sea más vulnerable a las infecciones bacterianas y fúngicas. Esto se debe a que la función de la barrera cutánea está comprometida en personas que padecen esta afección. Las infecciones de la piel pueden ser muy incómodas y pueden requerir tratamientos prolongados con antibióticos y cremas tópicas.

Cómo tratar los síntomas menos comunes de la dermatitis atópica

El tratamiento de los síntomas menos conocidos de la dermatitis atópica puede ser un desafío. La mayoría de los tratamientos estándar para esta afección, como las cremas esteroides y los emolientes tópicos, no están diseñados para tratar todos los síntomas de la dermatitis atópica. Sin embargo, existen algunas opciones de tratamiento que pueden ayudar a tratar estos síntomas. Estos incluyen:

Antihistamínicos

Los antihistamínicos pueden ser efectivos para reducir la picazón y la inflamación en personas que padecen dermatitis atópica. También pueden ayudar a prevenir erupciones cutáneas y a reducir la disminución de la barrera cutánea.

Cremas tópicas especiales

Existen algunas cremas tópicas especiales que están diseñadas para tratar los síntomas menos conocidos de la dermatitis atópica, como la piel gruesa o la hiperqueratosis. Estas cremas suelen contener ingredientes como ácido láctico o urea, que pueden ayudar a suavizar y exfoliar la piel engrosada.

Luz UVB de banda estrecha

La luz UVB de banda estrecha puede ser efectiva para tratar algunos de los síntomas menos conocidos de la dermatitis atópica, como los granos y las ampollas. Esta terapia de luz se usa para reducir la inflamación y puede ayudar a prevenir erupciones cutáneas futuras.

Conclusión

La dermatitis atópica puede tener muchos síntomas diferentes, además de la picazón y el enrojecimiento de la piel. Es importante conocer estos síntomas para poder tratarlos adecuadamente y mejorar la calidad de vida de las personas que padecen esta afección. Si experimenta alguno de estos síntomas o si tiene preguntas sobre el tratamiento de la dermatitis atópica, hable con su médico dermatólogo. Ellos podrán ayudarte a desarrollar un plan de tratamiento que sea adecuado para tus necesidades individuales.