medicoespecialista.es.

medicoespecialista.es.

Diferencias entre la dermatitis atópica y la psoriasis

La piel es el órgano más extenso de nuestro cuerpo y sufre de diferentes afecciones que se hacen notorias en forma de erupciones, enrojecimientos, inflamaciones y descamaciones. Entre las afecciones más comunes de la piel, se encuentran la dermatitis atópica y la psoriasis. Ambas son enfermedades crónicas que pueden afectar en gran medida la calidad de vida de quienes las padecen. En este artículo, vamos a explorar las diferencias entre estas dos enfermedades, así como sus síntomas, causas y tratamientos.

Dermatitis atópica:

La dermatitis atópica, también conocida como eccema atópico, es una enfermedad de la piel que se caracteriza por erupciones pruriginosas y descamación. Esta enfermedad inflamatoria crónica afecta a las capas superficiales de la piel y puede presentarse en cualquier parte del cuerpo, aunque es más común en el rostro, cuello, manos y miembros inferiores. La dermatitis atópica es más común en niños y se tiende a mejorar con la edad.

Síntomas: Los síntomas de la dermatitis atópica varían de persona a persona, pero generalmente incluyen erupciones cutáneas que pueden ser dolorosas, rojas, inflamadas y con picazón. La piel afectada por la dermatitis atópica también puede tener ampollas, costras y manifestaciones de piel seca y descamación.

Causas: La dermatitis atópica se cree que es causada por una combinación de factores genéticos y de medio ambiente. Las personas que tienen familiares con una historia de dermatitis atópica son más propensas a desarrollar esta enfermedad. La dermatitis atópica también puede ser causada por alergenos como el polen, el polvo y los ácaros del polvo, además de la irritación de la piel por productos químicos como jabones, detergentes y productos de limpieza.

Tratamiento: El tratamiento de la dermatitis atópica incluye el uso de medicamentos que reducen la inflamación, tales como cremas y lociones, junto con antihistamínicos para tratar la picazón. Los cambios en los hábitos de la vida también pueden ayudar a reducir los síntomas, como evitar los alimentos que pueden causar una reacción alérgica y usar productos para cuidado de la piel naturales y sin perfume.

Psoriasis:

La psoriasis es una enfermedad crónica que afecta la piel y se caracteriza por parches grandes y dolorosos de piel engrosada y enrojecida, con escamas plateadas. Esta enfermedad puede afectar a cualquier parte del cuerpo, pero es más común en el cuero cabelludo y en los codos, rodillas, manos y pies. La psoriasis puede ser hereditaria, pero también puede ser desencadenada por el estrés, las lesiones en la piel, las infecciones y otros factores.

Síntomas: Los síntomas de la psoriasis incluyen parches rojos y escamosos con bordes bien definidos, que pueden causar picazón y dolor. La piel debajo de las escamas puede estar roja e inflamada, y a veces puede presentar dolor.

Causas: La causa exacta de la psoriasis es desconocida, pero se cree que es causada por una reacción autoinmune, en la que el sistema inmunológico del cuerpo ataca por error a las células de la piel. La psoriasis también está relacionada con factores genéticos, y los factores ambientales como el estrés, las infecciones e inclusive algunos medicamentos pueden desencadenar un brote.

Tratamiento: El tratamiento de la psoriasis incluye medicamentos que reducen la inflamación, como cremas y lociones tópicas, y también incluye fototerapia, una terapia que utiliza luz ultravioleta para reducir los síntomas. Además, los pacientes pueden hacer cambios en su dieta y estilo de vida, tales como adoptar una dieta rica en nutrientes, hacer ejercicios regulares y evitar el consumo de alcohol y tabaco.

Diferencias entre la dermatitis atópica y la psoriasis:

Aunque ambas enfermedades de la piel pueden compartir algunos síntomas, tales como la picazón y la descamación, existen diferencias notables entre la dermatitis atópica y la psoriasis. Una de las principales diferencias es el aspecto de las lesiones. Las lesiones de dermatitis atópica son rojas y pueden ser lisas, mientras que las lesiones de psoriasis son rojas y escamosas. La dermatitis atópica también puede presentar ampollas, algo que no se observa en la psoriasis. La dermatitis atópica es más común en los niños, mientras que la psoriasis generalmente se presenta en la edad adulta.

En conclusión, tanto la dermatitis atópica como la psoriasis son enfermedades crónicas de la piel que pueden causar un gran malestar a las personas que las padecen. Si bien comparten algunos síntomas, existen diferencias importantes en su apariencia y en los factores que las causan. Es importante buscar tratamiento para estas enfermedades para evitar complicaciones y mejorar la calidad de vida de los pacientes.