medicoespecialista.es.

medicoespecialista.es.

Cicatrices queloides: cómo prevenirlas y tratarlas

Introducción

Las cicatrices queloides son un tipo de cicatriz excesiva que se forma después de la curación de una herida. Esta cicatriz es más grande que la herida original y puede ser gruesa, elevada y de color oscuro en comparación con la piel circundante. A menudo se forman en áreas donde la piel está bajo tensión, como en el pecho, la espalda, los hombros y las orejas. Si bien no representan un riesgo para la salud, pueden ser estéticamente desagradables y emocionalmente angustiantes si se encuentran en áreas visibles del cuerpo. En este artículo, hablaremos sobre cómo prevenir y tratar las cicatrices queloides.

¿Qué causa las cicatrices queloides?

Las cicatrices queloides pueden formarse después de una lesión en la piel, como una quemadura, una incisión quirúrgica o un rasguño profundo. También pueden ocurrir después de una afección que causa ruptura de la piel, como acné grave o varicela. Aunque la causa exacta de las cicatrices queloides no se conoce con certeza, se cree que es el resultado de una sobreproducción de colágeno y otros componentes de la piel durante el proceso de curación.

¿Quiénes tienen más probabilidades de desarrollar cicatrices queloides?

Cualquier persona puede desarrollar una cicatriz queloidal, pero algunas personas tienen más probabilidades que otras. Aquellos con piel oscura y / o antecedentes familiares de cicatrices queloides tienen un mayor riesgo de desarrollarlas. También son más comunes en áreas de la piel que están bajo tensión, como las orejas, la espalda, el pecho, los hombros y la parte superior del brazo

Cómo prevenir las cicatrices queloides

La mejor manera de prevenir las cicatrices queloides es reducir el riesgo de lesiones en la piel. Si sabes que eres propenso a desarrollar cicatrices queloides, evita el piercing, los tatuajes y otras formas de lesiones en la piel. Si necesitas una cirugía, habla con tu cirujano sobre tu historial de cicatrices queloides y discute formas de minimizar el riesgo de desarrollar una cicatriz queloidal después de la cirugía.

Si sufres una lesión en la piel, tómate el tiempo para cuidar adecuadamente la herida. Limpia la herida con agua tibia y jabón suave y evita frotar o rascar la herida, lo que puede empeorar la cicatrización. Cubre la herida con un vendaje estéril y manténla limpia y seca para prevenir la infección. Siempre sigue las instrucciones de tu médico o enfermera para el cuidado de la herida y sigue sus consejos para evitar complicaciones y cicatrices queloides.

Cómo tratar las cicatrices queloides

Si ya tienes cicatrices queloides, existen varios tratamientos disponibles que pueden reducir su tamaño y apariencia.

Terapia con compresión

La terapia con compresión implica el uso de una prenda de compresión para aplicar presión constante a la cicatriz durante un período de tiempo prolongado. Esta técnica puede reducir la irritación y la inflamación de la cicatriz y, con el tiempo, puede hacer que la cicatriz sea menos visible.

Crioterapia

La crioterapia implica la aplicación de congelación líquida a la cicatriz para reducir su tamaño. Este tratamiento debe ser realizado por un médico experimentado y se requieren varias sesiones para lograr una mejora significativa en la apariencia de la cicatriz.

Terapia de inyección

La terapia de inyección implica la inyección directa de medicamentos en la cicatriz para reducir su tamaño y disminuir su apariencia. Los medicamentos comunes utilizados en esta terapia incluyen esteroides, 5-fluorouracilo y interferón. Este tratamiento debe ser realizado por un médico experimentado y puede requerir varias sesiones para obtener resultados significativos.

Terapia láser

La terapia con láser implica el uso de un láser para reducir el tamaño y la apariencia de la cicatriz. El láser elimina capas finas de piel de la superficie de la cicatriz, lo que hace que la cicatriz sea menos visible. Este tratamiento debe ser realizado por un médico experimentado y puede requerir varias sesiones para obtener resultados significativos.

Cirugía

En casos graves, la cirugía puede ser necesaria para extirpar la cicatriz. Si se utiliza este enfoque, es importante trabajar con un cirujano experimentado en la eliminación de cicatrices queloides, ya que existe un mayor riesgo de que se vuelvan a formar después de la cirugía. La resección quirúrgica seguida de radioterapia puede ser un enfoque efectivo para prevenir la recurrencia de la cicatriz

Conclusión

Las cicatrices queloides son una preocupación estética común, especialmente para aquellos con piel oscura o antecedentes familiares de cicatrices queloides. La prevención es clave para evitar cicatrices queloides, como evitar lesiones en la piel y cuidar adecuadamente las heridas. Si ya tienes cicatrices queloides, existen varios tratamientos disponibles que pueden reducir su tamaño y apariencia. Es importante trabajar con un médico experimentado en el tratamiento de cicatrices queloides para determinar el mejor enfoque para tu caso individual y prevenir la recurrencia.